domingo, 16 de julio de 2017

RESEÑA: Y que te quedes

¡Hola, hola familia!
Madre mía la de tiempo que llevo sin aparecer por aquí, pero es que hace poco que he terminado exámenes y el poco tiempo que he tenido en el proceso lo he dedicado a escribir. Y es que estoy muy feliz de anunciaros que este mes terminaré mi primera novela y ojalá prontito tenga la oportunidad de sacarla a la luz. Voy a intentarlo y espero conseguirlo.
En fin que me desvío del tema, os dejo con la reseña de la segunda parte de la saga Sin Mar de Cherry Chic. ¡Disfrutadla!

"Y que te quedes" - Cherry Chic | Romántica - Humor | 2017 | Autoconclusivo | Sin Mar nº 2 | Precio: 15,40 € (Papel) | Lo quiero ♥



¿Qué harías si tuvieras que convivir cada día con personas a las que adoras, pero con las que no tienes nada en común?

Así es la vida de Esmeralda, nuestra protagonista. Vive con su padre, viudo y casado con una americana, con su hermana Julieta, alocada y excéntrica, su hermana Amelia, demasiado sensible y dulce para su gusto y su hermano Alex, bombero y mujeriego empedernido. Y, por si fuera poco, ¡son cuatrillizos! 

Con una familia así, destacar puede ser difícil, pero ocultar secretos, fácil. El problema de los secretos es que hay algunos que tarde o temprano tienen que salir a la luz…
Y es que a veces, la vida te pone a la misma distancia de tus sueños que de tus pesadillas. 

¿Estáis preparados para la siguiente historia de Sin Mar?


A la de 3 ¡Te Quiero! (Sin Mar 1)RESEÑA
Y que te quedes (Sin Mar 2) 


Esmeralda es fría, seria, hasta un pelín estirada. Tiene tres hermanos de la misma edad que ella y un padre que acaba de casarse de nuevo con una americana. Pero Esme siente que no acaba de encajar con su familia. Ellos tan alocados y peculiares y ella tan centrada y normal. Por eso lleva años asumiendo por inercia un papel de madre que no le corresponde pero que al menos le hace sentir que tiene un hueco en esa familia disfuncional.
Pero, como todo el mundo, Esme guarda secretos tras esa máscara de chica fría y seria. Secretos que viven en ella desde hace tanto tiempo que a penas recuerda que no hayan estado ahí. Secretos que, al mismo tiempo, son sueños. Como el de ser madre y luchar con todo lo que tiene para conseguirlo. Sin embargo, la vida no se lo pondrá fácil y ella deberá tratar de encontrar el equilibrio adecuado entre luchar por sus sueños y dejar que ellos controlen su vida. Entre seguir encerrada en su coraza o abrirse, al fin, a lo que siente pero no sabe si está preparada para sentir. Y tendrá que aprender, por las malas, lo que es el verdadero dolor.

Hace tantos años que Nate está enamorado de Esmeralda que ya ha perdido la cuenta. Está casi seguro de que ese sentimiento nació, en el mismo momento en que la vio por primera vez. Tan seria, regia y fría. Tan distante y a la vez tan cercana. Con ese semblante que parece no dejar ver al mundo lo que se esconde tras él. Sin embargo Nate puede verla. La coraza de Esme no funciona con él y es capaz de leerla mejor de lo que podría hacerlo nadie. Por eso sabe que, aunque ella trata de negárselo, también se siente atraída por él. Y esa pequeña certeza es suficiente para que Nate siga luchando día a día y poco a poco, por hacerse un hueco en el dolido corazón de Esme. Por eso accede a su petición. Por eso decide lanzarse de cabeza al abismo sin red de contención. Por que ella se lo pide. Y porque Nate, sería capaz de bajarle la luna si esos preciosos ojos verdes se lo pidieran.

—Lo estamos. Estamos juntos, aunque nos separemos, aunque nos gritemos, aunque nos hagamos daño. Estamos juntos siempre porque yo ya no concibo estar con nadie más. Ni siquiera puedo pensar en estar solo. Lo único que yo necesito para superar todo esto es que tú me mires con ese amor que sientes y del que a veces dudo porque soy un gilipollas. Sé que no me lo merezco siempre, pero me da igual porque, de todas formas, quiero poder recrearme en el verde de tu mirada y encontrar ahí mil motivos para seguir adelante ¿No te das cuenta, Esmeralda? Mi vida entera empieza y acaba en tus ojos.
Como ya sabréis esta no es mi primera vez con Cherry Chic. De hecho, esta es la tercera novela que leo de la autora y de momento siempre me han gustado mucho sus historias. Y este caso no es la excepción aunque con matices. Pero vayamos por partes.

Para empezar quiero destacar, sobre todo, la trama de esta novela. Una trama diferente y especial que me ha mantenido pegada al libro desde el minuto uno impidiéndome soltarlo hasta el final. Pero también os tengo que decir que para mí ha sido una trama dura. Dura en el sentido de que, os aviso, en ella no todo es color rosa y las cosas no siempre salen bien. No quiero spoilearos porque eso os jodería totalmente la lectura, pero hay partes en las que yo he tenido que sacar el clínex. Porque Sin Mar 2 es la viva historia de como a veces lo que más deseas al final termina siendo lo que más daño te hace. De como hay momentos en la vida en los que una persona debe aprender a lidiar con su propia pena sin perder a los que quiere o sí misma por el camino. Y os aseguro que esa es una de las cosas más difíciles del mundo. 

De los personajes puedo decir cosas buenas y cosas malas, y aquí es donde vienen esos matices de los que os hablaba antes. Y es que no he conseguido empatizar del todo con uno de sus protagonistas, y esa es Esme. Esme es fría y seria y tiene tan claro (o cree tenerlo) lo que quiere y lo que necesita, sin importar, en ocasiones, los demás,  que a veces me ha costado empatizar con ella. Pero es que esto es una cuestión de gustos. Y a mí me gustan más bien poco las personas frías y serias que parecen estar siempre de vuelta de todo. Aunque en el fondo no sea así.
Yo soy más de esos a los que ves venir de lejos porque no son capaces de ocultar lo que sienten ni aunque lo deseen con todas sus fuerzas. Será porque yo soy una de ellos. En fin, el caso es que, digamos que me ha costado llevarme bien con ella.
matices de los que os hablaba antes. Y es que en esta novela
Sin embargo con Nate ha sido todo lo contrario. Me parece un personaje muy maduro al que no le asusta confesar sus sentimientos a pesar de que Esme no quiera oírlos. Es tierno y cariñoso y se le nota a leguas que adora a la chica por encima de todo. Con él, todo me ha sido muy sencillo.

De los secundarios puedo destacar a todos. Igual que en A la de tres ¡Te Quiero!, los subpersonajes de la historia son especiales y tiene mucho peso en el desarrollo de los hechos. Amelia y su inagotable paciencia, Alex y el irremediable amor que le profeso, Marco y sus piques, Diego y su calma, Einar y su lengua de trapo, el padre de los cuatrillizos y Julieta. Reencontrarme con esa loca sinvergüenza, sin filtro mental ha sido de lo mejor de la historia. Eso y conocer a personajes tan geniales como Eli, la mejor amiga de Esme y Óscar, su hijo de cinco años que habla y se comporta mejor que los mayores. Todos ellos forma algo maravilloso que me ha encantado.

Por último, de la forma narrativa poco que decir. Cherry es experta en ese lenguaje cercano y natural que tanto me gusta y que me permite entrar más de lleno en las historias. El libro alterna capítulos contados por Esme y otros contados por Nate y eso es algo que también me encanta porque nos permite conocer dos puntos de vista que en ocasiones son antagónicos.



«En fin, que «Y que te quedes» me ha parecido una historia con una trama realmente fantástica y una narración sublime que me ha mantenido pegada al libro desde la primera página. Miedos, amor y mucho sufrimiento es lo que os espera en esta nueva entrega de Sin Mar»


Puntuación: 4 de 5

¿Lo habéis leído? ¿Y el anterior? ¿Os apetece? Dejadme vuestras opiniones en los comentarios.

Besazos Libro Adictos ♥